domingo, 15 de enero de 2017

NIÑO

A tantos niños sufrientes, inmigrantes 
o condenados a la pobreza de todo tipo


ENCUENTRO

En aquella soledad
 oscura 
brillaron dos lágrimas, 
cristales del miedo. 

El silencio sufriente 
 quedó 
rasgado por llantos 
pidiendo consuelo. 

                                   Oscuro rebuño
                                     de harapos 
                                   perdido en el caos 
                                   temblaba un pequeño

Asomaron tímidos, 
 tapados 
por frías neblinas 
dos tristes luceros.

Dos ojos perdidos,
 velados 
por legañas de hambre 
y de desconcierto.

                                  
                                   Sin nada en las manos 
                                      que darte 
                                    se grabó en mi rostro 
                                    tu lánguido gesto.

Aunque no sabía
 qué hacer 
noté que mis ojos 
se hacían espejo, 

rasgaban aquellas
 neblinas 
llenando de luz 
tus tristes luceros.

                                    Sal de esos harapos,
                                      mi niño. 
                                    El no tener ropas 
                                    ni pan ni dinero

no tiene importancia
 alguna. 
Haré con mis brazos 
un nido tan tierno

que podrás dormir
 sin frío 
tranquilo, seguro 
sin sentir más miedo.

                                  Ni temas al hambre, 
                                    mi amor, 
                                  de mi propia sangre 
                                  haré tu alimento.










NO ESTAMOS SOLOS

El rur run de la nana 
que te estoy cantando,
 niño, 
tiene un eco especial 
que me está envolviendo

¿Es a ti o es a mí? 
Alguien 
nos está arrullando


Mientras te acuno 
pegado a mi cuerpo, 
         niño, 
siento otros brazos 
que no son los míos.

¿Es a ti o es a mí? 
               Alguien 
nos está meciendo.


En mi seno tienes 
un abrigo seguro, 
niño. 
Todo el calor que sientes
no solo es el mío.

¿Es a ti o es a mí?
Alguien 
nos está cobijando



Esa cara plácida 
que tienes dormido, 
          niño, 
es como una luna 
que refleja la paz.

¿Es a ti o es a mí? 
Alguien 
nos está sonriendo.


Cuanto más me cuesta
 sostener tu peso, 
niño, 
brota en mí una fuerza 
que llena mis brazos.

¿Es a ti o es a mí?
Alguien 
nos está apoyando.



No me importa saber 
si te espera un futuro, 
           niño, 
siento un viento continuo 
que nos hincha las velas

¿Es a ti o es a mí? 
Alguien
 nos está impulsando.


viernes, 26 de junio de 2015

Periko Solabarria

Dedicatoria a un hombre de esos 
que dejan huellas imborrables


 SALMO 111

ALEF         Feliz es el hombre que tiene a Dios en lo más hondo de sí.
BET           El sentido de su ser es amar: éstos sí que merecen la pena.


GUIMEL                           Qué suerte tienen los que pueden convivir con ellos,
DALET                             Ojalá las hembras del pueblo den a luz muchos así


HE                        Su casa está siempre abierta como su corazón
VAN                     Su honradez y su fidelidad hacen que todos confíen en él.


ZAIN    En los turbios manejos del mundo destaca su proceder recto e insobornable
YET     Es tierno y justo a la vez, aunque eso no se lleve ya.


TET             El hombre bueno escucha a todos y no guarda para sí nada
YOD            Se sabe adelantar a las necesidades y dar ánimo en la adversidad


KAF                                               La solidaridad preside todas sus iniciativas.
LAMED                                         Cuántos le echarán de menos cuando muera.


MEM   Es un hombre firme y de moral inquebrantable.
NUN    No teme las contrariedades, ni busca el agradecimiento por sus actos.


SAMEK                                 Sin embargo, nunca le faltarán adversarios,
AIN                                       pues jamás será neutral ante la injusticia y la corrupción.


PE                 Sus hechos van siempre por delante de sus palabras.
SADE            Si se equivoca sabe rectificar y nunca hiere
QOF              Pero su empeño sólo terminará con el último latido de su corazón.


RES    Resulta molesto a los prepotentes, que no soportan verlo.
SIN     Su honradez y su entereza les da en el rostro: desean que desaparezca.
TAN   Pero por más que intenten ningunearlo, no lo arrancarán de nuestro corazón.



viernes, 27 de febrero de 2015

Bolero para dos

Inspirado en el conocido bolero, 
se puede escuchar de fondo cuando se lea.


Si tú me dices: “ven”...
lo dejo todo.

No puedo permitir
que nada rompa
la música que siento
brotar en mis entrañas
cuando escucho la voz
de tu llamada.


Si Tú me dices: “ven”…
busco tus ojos.

Nada me llena más
que tu mirada.
No quiero que te quedes
plantado ante mi puerta,
               no tienes que esperar,
              la tengo abierta.



Si tú me dices: “ven…”
Sigo tus pasos.

Buscando las señales
de tu camino.
No importa a dónde lleves
la nave de mi vida.
Soy una vela abierta,
tú eres la brisa.


                                         Pero ,

                                               si tú me dices : “ven”…

             lo gano todo








viernes, 7 de febrero de 2014

IRENE

                                                                                                           A mi hija Irene cuando tenía tres años... y sigue igual



I

El columpio



Tris, tras, 
                tris,tras.                                                 
                                                  
Vuela sin fin 
adelante, 
atrás.
                                                          Tris, tras, 
                                                      tris, tras. 

                                                               Arriba abajo,
 
                                               imposible 
                                                              parar


Tris, tras,
               tris tras. 

Risa, llanto: 
pero nunca 
callar.

                                                         
Tris, tras, 
                                                 tris, tras. 
                                                         Fría o caliente  
                                           vida tibia 
                                                          jamás. 


Tris, tras, 
                tris, tras. 

No hay medianías: 
bueno o malo 
sin más.


                                                          Tris, tras, 
                                                  tris, tras. 

                                                          Corras o duermas,
                                                          todo juego  
                                                          será.








II

¡¡ Qué carácter!!




El agua
          parece blanda. 

Poco a poco 
en la roca 
va lamiendo 
hasta hendir 
un cauce eterno. 

                        Como el agua, 
                                            terca, 
                         mi pequeña.


El viento, 
              brisa al principio, 

sigue a poco 
remolino 
arrastrando, 
dispersando 
a su capricho. 

                         Como el viento, 
                                                fuerte, 
                          mi pequeña.


El rayo 
pasa sin llamar. 

Sin sentirse 
su rugido 
atraviesa 
lo que encuentra 
a su camino. 

                           Como el rayo, 
                                                 viva, 
                            mi pequeña.


III

Bronquiolitis


Cuando pones 
esos ojos 
                          cadenciosos, 

tis, tis tas 
¿qué ocurirá? 


                                Y si lloras 
                                 sin motivos 
                                                    aparentes 

                                 la sospecha 
                                 volverá.


En el aire 
se han sentido 
                       dos girones, 

tis, tis, tas 
¿cuantos vendrán?




                                Sin remedio 
                               dan un vuelco 
                                                   las entrañas.

                               Ya lo ves, 
                               nunca se van.


Cuando apuras 
entre angustias 
                        el oxígeno, 
tis , tis, tas 
¿quién lo abrirá? 

                              
                                Tus respiros  
                                tienen sones 
                                                 de silbidos 
         
                                y, aunque llores, 
                                no cesarán.


IV

Salero a raudales




Cuando brillan esos ojos 
salen chispas de tu aura 
y sus rayos me penetran 
hasta la última entretela. 

Todo mi yo 
se contagia 
                    y rebosa 
de sonrisa 
                    a carcajada.


                                                   Cuando abres esos labios 
                                                   con sonrisa entrecortada 
                                                   y entonas entre gestitos 
                                                   canciones semiapendidas, 

                                                   vibran todas 
                                                   mis entrañas 
                                                                             y rebosan 
                                                   de ternura 
                                                                            musicada.


Cuando muerdes esos dedos 
entre miedos y sonrisas, 
y buscas un escondite 
para hacerte de rogar, 

te conviertes 
en el centro 
                        y rebosas 
imantando 
                        las miradas.


                                                 Cuando llenas el espacio 
                                                 con tus gestos de entusiasmo, 
                                                 tus sonoras carcajadas 
                                                 orquestan tu simpatía. 

                                                 Cualquier cosa 
                                                 te deleita
                                                                            y rebosas 
                                                  llenándonos 
                                                                            de alegría.