lunes, 2 de diciembre de 2013

... Sí, da

A Rosa, in memoriam, y a los que como ella 
 alargaron su vida conviviendo con el VIH

                                                 Pronto o tarde 
                                                                       ¿Qué más da? 
                                                 Sé que alguna vez será.

Llegaste queda, taimada, 
para anidar en mis venas 
y en prolongado sigilo 
fuiste incubando tus huevas.

No hay noche que no amanezca 
ni invierno sin primavera, 
desde que has entrado en mí 
se me ha negado la vuelta.



                                                  Pronto o tarde 
                                                                        ¿Qué más da? 
                                                  Sé que alguna vez será.

Es fácil que muchos días 
no sienta a mi lado pasos 
y que por donde yo ande 
se callen hasta los pájaros.

Veré muchas más espaldas 
que ojos de mirar franco 
y habrá quien quiera borrar 
hasta la huella de mi halo.


                                                   Pronto o tarde 
                                                                         ¿Qué más da? 
                                                   Sé que alguna vez será.

Ya no me importa saber 
que mi camino no es largo. 
Sigue siempre siendo mío 
y no lograrás robármelo.

No siempre podré correr,
a veces me iré arrastrando. 
El rumbo lo pongo yo, 
tú nunca podrás marcarlo.

                                                   
                                                    Pronto o tarde 
                                                                          ¿Qué más da? 
                                                    Sé que alguna vez será.

jueves, 28 de noviembre de 2013

NAUFRAGA

HIJOS DELA IRA 7

                                                                                                       A esas madres prematuras y drogodependientes 


Zarpaste sin carta, ni rumbo, 
capitana de tu vida, 
timonel de tu barco.

Atracaste en puertos insospechados, 
comerciante de muerte, 
derrochadora de vida.

Llenaste la nave de nuevos viajeros, 
loba nutricia de día, 
sirena fugitiva de noche.

Fuiste dejando puertos, 
perdiéndote mar adentro 
y pasaste de largo las islas 
sin preocuparte de repostar, 
                                  hechizada por el embrujo 
                                  de la despreocupación de andar, 
                                  sin necesitar tierra 
                                  donde hundir raíces.

Sorteaste tormentas, 
                      aguantaste tifones... 
                                           tú siempre seguías a flote.

         
                 Pero un día llegaron seguidos. 
                 Fueron zarpazos certeros del oleaje. 
                 Uno tras otro sin darte tregua, 
                 como si una mano oculta 
                 los dirigiera a distancia.


De repente ya no eras timonel, 
eras un grito en la noche, 
un silencio en el bramido de la borrasca.
                                   Solo tenías tu tabla y los tuyos. 
                                   Las olas te los fue arrancando.



Llamabas desesperada, 
pero nadie podía oírte. 
Todo estaba tan lejos 
que no era posible el eco. 

                                
                                 Agotada perdiste también tu tabla 
                                 y aunque ahora sigues gritando, 
                                 ya no salen de ti los sonidos 
                                 porque estás secuestrada 
                                 en lo más profundo 
                                 de las aguas.



martes, 26 de noviembre de 2013

En la sombra

HIJOS DE LA IRA 6

A  las prostitutas que lo han sido 
por una mala pasada de la vida 







Solo fue una zancadilla 
                                      en la sombra 
de la noche de tu historia.

          Luego todo cuesta abajo 
                                            en la sombra 
          de un apodo estrafalario.

                  Quemaste miles de horas 
                                                        en la sombra 
                  de las esquinas proscritas.

Tu piel se fue marchitando 
                                       en la sombra 
de  sórdidas alcobas.

        Te bañaron cada noche 
                                            en la sombra 
        con babeos repugnantes.

              Vertieron bajeza a litros  
                                                  en la sombra 
              de tu vientre de alquiler.

Has quedado diluida 
                              en la sombra 
de los nichos del olvido.

       Ya no hay ojos que te busquen 
                                              en la sombra 
       de los deseos prohibidos.

               Ahora vives sumergida 
                                                    en la sombra 
               del fantasma de ti misma.

Como mueca dibujada 
                           en la sombra 
                                   solo serás una sombra.



domingo, 24 de noviembre de 2013

MAMA GORILA

HIJOS DE LA IRA 5

A Aurorita, Maricarmen, Adela, Milagros...

¿A dónde va esa mujer 
arrastrándose por la acera 
ahora que ya es casi de noche? 
Va despacio, arrastrando los pies, 
desgastando suela, 
   desgastando losa, 
      desgastando aliento.

Su andar torpón y pesado
parece impelido 
por un hado oscuro 
que le impide esquivar
                                los baches. 


                                         
                                         No sé qué es más gris, 
                                         si su atuendo mugriento, 
                                         si el tufillo que despide, 
                                         si su mueca permanente 
                                         o si el paisaje desolado 
                                                                    de su alma 
                                        que se entrevé por las ventanas 
                                        de su mirada vacía.


Esta mujer 
ha estado rodeada de retoños 
con el mismo gris 
en sus miradas primitivas, 
con velones dibujados 
en sus caras policromadas, 
con su mismo halo cutre. 
Siempre cargando con ellos, 
        todos los días, 
            todas las noches 
y cada poco... 
                      se añadía otro. 


Recorrió despachos y parroquias,
pidió por puertas y por esquinas, 
recibió limosnas y desoyó consejos. 
Pero siempre cargaba con ellos, 
         todos los días, 
             todas las noches, 
y cada poco... 
                    se añadía otro.

Los retoños reventaron el nido, 
desgarraron sus entrañas, 
salieron manoteando. 
No tenía ya tela su falda 
para tantas manos. 
Y quiso seguir cargando con ellos 
        todos los días, 
            todas las noches 
pero sin darse cuenta... 
                            desaparecieron todos.

                                       Hoy anda sola. 
                                       Camina flotando, 
                                       como nadando en el aire. 

Hoy gesticula sola, 
como si aún peleara 
con todos sus retoños. 

                                      Hoy habla sola, 
                                      como quien grita 
                                      a una prole de fantasmas.


Cuando busca un banco 
para apoyar su cansancio, 
parece que mira a los que pasan 
pero su mirada está extraviada. 

Cuando pasea entre otras, 
parece que tiene compañía 
pero se los han quitado 
y se ha quedado 
                       para siempre 
                                                 sola.


martes, 19 de noviembre de 2013

Niños delincuentes

HIJOS DE LA IRA IV


A Paquito, Santi, Rafa, Fernando, Iñaki...

NIÑOS

Al contemplar el mate
triste y resabiado 
de esa mirada huidiza, 
nadie lo diría 
                         pero eras tan niño 
                         como todos los niños 
que repiten como loros 
lo que oyen a su lado 
sin saber de discreción.



Esas respuestas tajantes 
hábiles y descaradas 
envueltas en un halo 
de mugre y abandono 
no permiten descubrir 
                que eras tan niño 
                como todos los niños 
que encajan los primeros golpes 
sin sentir los peligros 
ni saber de prohibiciones.


Cualquiera que se fije 
en tu pose desafiante 
de matón en miniatura 
no puede imaginarse 
                           que eras tan niño 
                           como todos los niños 
imitamonos implacables 
que reducen a juego 
el amor y la guerra, 
la vida y  la muerte.


Detrás de la cortina 
de ese pitillo precoz 
y de las mataduras de tu cara 
no podíamos sospechar 
                            que había un niño 
                            como todos los niños 
con las manos débiles aún 
para poder controlar las riendas 
de sus primeros impulsos

DELINCUENTES
                                   
                                    Por más que te miren 
                                    jamás podrán descubrir 
                                    que tú no tuviste nido 
                                                          como tienen los niños. 
                                    Aún vestías plumón 
                                    cuando te echaron al suelo 
                                    sin más calor 
                                    que el silencio compasivo 
                                    de los que te veían 
                                    dar trompicones. 

                                    Nadie te va a escuchar. 
                                    No se pueden creer 
                                    que tú no tuviste un guía 
                                                          como tienen los niños. 
                                    Te encontraste solo 
                                    para recorrer tu camino 
                                    sin más compañía 
                                    que cuatro insensatos 
                                    corifeos incondicionales 
                                    de tus procacidades.



Cuando tropezaste 
nadie te cogió en brazos 
ni arregló tu torcedura. 
Nadie vio el miedo 
que te estremecía cada noche 
cuando no sabías 
si podrías andar el mañana.

                                    

                                    Hoy te señalan con el dedo, 
                                       te reprochan tu cojera. 
                                          Ya no eres un niño, 
                                              te llaman monstruo. 

                                                 Te quieren ocultar
                                           y acabarán de un golpe 
                                    con tu insoportable realidad.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Elegía a unos ojos marchitados

HIJOS DE LA IRA 3



                        Son hermosos esos ojos. 

                         Llevan un filtro perenne  
                                                        de gris mate... 

                          pero son ojos de niño.






Me derrito pensando 
qué intensas imágenes  
                                 lleva gravadas 
su corta película, 
hasta dejar desvelado 
su tierno celuloide.

Tiemblo pensando 
qué historias kafkianas 
                                enlutaron su mirada 
hasta teñirla de vidrio 
y secar sus lagrimales.


                                          Son hermosos esos ojos . 

                                           Alguien les apagó 
                                                            la chispa del retoño...

                                            pero son ojos de niño.





¿Habrá pechos generosos
aún palpitantes 
que colmen con su leche 
el agujero hambriento 
de lo que no pudo ser?

¿Encontrarán a tiempo 
manos aún sensibles, 
dispuestas a erizar su piel 
con caricias inéditas, 
que restañen cicatrices?

Y grito a la aurora 
para que amanezca soles 
que disipen su niebla. 
Ojos para sus ojos, 
sonrisa para su sequía, 
miradas para su marchitez.

                                                               

                                                                    Son hermosos esos ojos. 

                                                                     Les falta un rostro 
                                                                                          que les sirva de marco... 

                                                                     pero son ojos de niño.





miércoles, 6 de noviembre de 2013

Sobredosis



HIJOS DE LA IRA 2




Pasabas por delante de todos. 
Esperabas en el parque, 
                                como todos. 
Todos te conocían. 
Todos te evitaban, 
                        deseaban perderte de vista. 


                                                   Solo fue un instante, 

                                                   un fogonazo brutal, 
                                                   un relámpago de sangre. 
                                                   Amaneciste encogido, 
                                                   envuelto en miseria 
                                                   en los brazos de una esquina. 

                                                   Ya solo eras cosa, 

                                                   despojo desgarrado. 
                                                   Habías renunciado 
                                                   hacía tiempo a ser futuro 
                                                   y, de golpe, 
                                                   volviste a la nada.


Estabas allí delante de todos, 

sentado en el parque, 
                            como todos. 
Todos te conocían. 
Todos te evitaban. 
Tenían miedo a acercarse.


                                                     El último chorro salibal

                                                     babeaba aún 
                                                     entre la piedra de tus labios 
                                                     ¿Qué quisiste decir                                                                                   cuando tu boca                                                                                          quedó cristalizada                                                                                       en esa mueca                                                                                              esperpéntica?                                                                                                    
                                                                              
                                                     La chuta aún pendía 
                                                     de la vena taimada 
                                                     que quiso esconderse
                                                     de la agresión definitiva.

Yacías delante de todos.  

Tenías tu trozo de parque, 
                                    como todos. 
Todos te conocían.  
Todos te miraban de reojo 
sin darse por enterados. 
Todos pasaban de largo 
y marmageaban moviendo la cabeza:

 " Están mejor muertos"









miércoles, 16 de octubre de 2013

Preparativos del viaje

Hijos de la Ira - I

                                                                             A esos viejos yonquis que parece que se los va a llevar el viento

Los vemos pasar, estupefactos, 
con la mirada perdida 
enfocada a la otra ladera 
sin avidez, 
                   sin objeto.

Unos pierden cada día 
un pliegue de su carne 
y van trazando en su rostro
la mueca 
                 de la foto final.

Otros cimbrean su cabeza 
con supremacía
con el desprecio 
a una historia 
                  que no va con ellos.

Momias ambulantes, 
no sabemos si huir 
o intentar sujetarlos. 
No queremos mirarles, 
pero nos fijamos  en ellos
por si es 
          la última vez 
                          que los vemos. 

                                                                                            



    

martes, 15 de octubre de 2013

HIJOS DE LA IRA

En mi propósito de ir recopilando escritos que tengo casi olvidados, quiero traer la colección de poemas sociales que llamé Hijos de la Ira porque me inspiré en el libro de Dámaso Alonso que en su día me impactó fuertemente. Voy a poner numerados en las siguientes entradas los poemas que la contienen. En primer lugar transcribo la introducción que hice entonces a modo de presentación.

         
                                             "Yo escribí Hijos de la Ira lleno de asco ante 
                                               la estéril injusticia del mundo y la total desilusión 
                                               de ser hombre" (Dámaso Alonso, 1944)


Cincuenta años después de la primera edición y con la misma edad que el autor tenía por aquel entonces, me atrevo a bautizar esta pequeña colección de poemas con ese mismo nombre. Son también hijos de la ira e, incluso, del desconcierto, de la impotencia y del desgarro que experimento en este mundo dual. He utilizado su estilo de poesía "impura y desarraigada" para expresar la profunda sensación de repugnancia que me produce ser ciudadano de un mundo que no quiere ver sus propios desechos humanos, ni admitir su responsabilidad en ello. Solo se da por enterado de que existen, cuando le resultan molestos.

Además de gritar contra lo que muy pocos gritan ya, hoy describo una serie de personajes y de situaciones por si alguien quisiera enterarse de que son reales. Aunque usurpo ideas, títulos e, incluso, palabras de Dámaso Alonso no he pretendido calcar su libro, solamente evocarlo. En la forma nunca pretendería igualarle. En el fondo somos historias distintas: yo no renuncio a la esperanza.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Ora pro nobis!

                                                                                                         En memoria de mi hermano Ricardo Arias, Richar
                                                                                                          al que le debo media vida


Fue antes del amanecer.
El mensaje llegó.
Su fría entraña de cobre
dio la noticia anunciada,
una profunda sorpresa
aunque todos la esperaban.

                                                          Solo fueron dos palabras

¡Qué larga se hizo la noche!
Un mar de ojos trenzaban
sus lágrimas e ilusiones
con latidos de esperanza.

                   Una masa de gargantas 
                   la inundaban de clamores.
                   Una atmósfera vibrante
                   auyentaba la llegada
                   del silencio inevitable.

                                                          Antes de llegar el alba
                                                          la noche cobró su tajada.
                                                          Solo fueron dos palabras

¿Cómo poder renunciar
a esa luz tan desbordante
faro fiel de corazones,
mirador de lontananzas
que alumbró nuevos caminos
y que llenó de destellos
tantos ojos sin sentido?

                                                         Antes de llegar el alba
                                                         la muerte impuso su zarpa.
                                                         Solo fueron dos palabras

Unos querían creer, 
pendientes de aquel puntito
que aún yéndose deslumbraba,
que una lámpara como ésta
no tendrían que apagarla.

                 Otros cansados de noche
                 llamaron la madrugada.
                 En sus primeros destellos 
                 divisaron a la lámpara
                 abrazada con el sol.


                                                         Después de llegar el alba
                                                         la muerte perdió la baza:
                                                         solo fueron dos palabras

                                                                                                           
                                                                                                            Barakaldo 9 de marzo de 1996