miércoles, 28 de septiembre de 2011

PASO A PASO

Llega un momento en la vida
en el que ya no se puede
vivir de lo que fuimos.
Sólo nos queda el desafío
de seguir inventándonos hasta el final



Ya he dejado atrás, hace tiempo,
la seguridad del asfalto.
Me lancé a deambular
por esas pistas polvorientas de trabajo
que nunca sabes
a dónde te van a llevar.


Me ha tocado pasar
por caminos estrechos,
semicubiertos de hierbas y maleza.
Ahora ya los he perdido de vista
y me encuentro cara a cara
con la formidable silueta
de la cumbre final.


Siento el eco de voces que me llaman
desde el fondo del valle del pasado,
como un viento circular que me envuelve,
y arremolina en mi mente recuerdos
como a las hojas caídas de otoño,
        pero ya no se puede volver.


Sólo me queda el tramo final:
sin volver la vista,
sin sendas definidas,
sin señales,
sin pisadas
que hayan ido por delante.

Paso a paso,
iré trazando mi propia ruta
con una mochila sencilla,
cargada de experiencias,
siguiendo la brújula de la intuición
hasta alcanzar esa cumbre
donde, por fin,
                 me encuentre a mí mismo.




jueves, 22 de septiembre de 2011

OCHO AMANECERES

A mi madre en su 80 cumpleaños
y a las mujeres fuertes de su generación
que tuvieron que pasar la angustia de la guerra,
las penurias y la presecución de la posguerra
y, por si fuera poco, tuvo que sacar ella sola adelante 
a sus hijos, a sus hermanos y a su padre.





Ocho amaneceres llevo
y de algunos no me acuerdo.




 
Chorros de agua saltarina

brisas llenas de gorjeos

                     fluyen tan rápidos

                                          que los borra el tiempo.

Los primeros no eran míos.

Aquí te traigo,

               allí te llevo...

Haz esto,
               
               tráeme aquello...

otros por mí los hicieron.



Ocho amaneceres llevo 
y alguno me quema dentro


                                                ¿Quién sembró las amapolas?


                                                        Rojo en banderas
                                                       
Rojo de sangre
                                                       
Rojo de fuego


                                                       
Gritos de odio
                                                       
Ruidos de guerra
                                                       
Ojos de miedo


                                      ¿ Quién los pobló de estruendos?



Ocho amaneceres llevo 
y de alguno sí me acuerdo

                                               ¿ Cómo lo haremos, madre?

                                               ¿ Cómo llenar esas bocas,

                                               cómo cubrir esos cuerpos?

                                               ¿Cómo abrigar ese nido

                                               que lo han dejado sin techo?

                                               ¿ Cómo?
Si me dejas sola
                                              
no tendré fuerzas ni tiempo

Traga ...

y trabaja en silencio.




Ocho amaneceres llevo 
y alguno olvidarlo quiero.


                                              Corre,

                                                                  ya no hay tiempo.

                                               Corre,

                                                                  ya no hay nidos
                                                                  en  invierno.

                                               Corre,

                                                                  haz el tuyo
                                                                  aunque el otro
                                                                  siga aún lleno.

                                               Corre,

                                                                  No te dejan
                                                                  ni llorar,
                                                                  ni decir:
                                                                  Ya no puedo

                                               Son sólo dos alas
                                               para tantos vuelos.


Ocho amaneceres llevo
y muchos con bruma y hielo.

                                                                                                  
                                                        Volaron.

                                                        Quedó vacío.
                                                        No trae palabras
                                                        el viento.

                                                        La luna es lágrima,
                                                        el sol silencio.
                                                        Vivo a distancia
                                                        lo que llevo dentro.



                                                        Y un eco lejano
                                                        repica:

                                                                           Traga y trabaja
                                                                           en silencio.


 

 

Ocho amaneceres llevo.
Los últimos no los cuento.

                                     
                                      Regué con mimo
                                      las últimas plantas.
                                                        

                                                        Las vi crecer
                                     

                                      y cerré la puerta
                                      del huerto.



                                      Cogí, cansada,
                                      el último tren.


                                      Ya no puedo
                                      hacer de máquina.

                                                          Ahora,

                                      me toca ser
                                      pasajero.




                                                          Ocho amaneceres llevo...

                                                         Mientras espero el noveno,

                                                        me he sentado,

                                                                           sin prisas,

                                                        en un remanso

                                                                           pequeño,

                                                        mirando el atardecer

                                                        que se refleja en mi cara

                                                                           tiñéndola

                                                                           de sosiego.


 
 
 
 

jueves, 15 de septiembre de 2011

DESGARRO

Dedicado a mi amiga Mentxu
cuando su hija se fue a estudiar a la Galicia
de la que emigraron sus padres



                Te vi partir y no pude decirte adiós,
               porque aún te siento dentro.
             
              Sigo abriendo tu cuarto
              y todo está como ayer.

              Ya no me sirve la sonrisa fija
              que preside mi mesilla.
              Ha llegado la hora de volar alto.


                                                                     

                                                                         Vuelas hacia el futuro                         
                                                                         por caminos inversos
                                                                        de mi pasado.

                                                                        Sólo me queda esperar
                                                                        entre el ansia de no verte
                                                                        y el orgullo de saber
                                                                        que vuelas por ti sola.



lunes, 12 de septiembre de 2011

¿POR QUÉ NO?

A la mujer maltrada.
Con todo mi respeto e indignación



Aunque el torrente de tus ojos
dejó marcadas tus mejillas,

aunque el viento del desengaño
plegó tu piel como la arena,

aunque ya no tengas un sol
que borre tus nieves perpetuas,

                   mírate ¿por qué no?
                   Más allá del espejo estás tú
                   y eso es lo importante.


 
Quizás te vendaron los ojos
aquellos primeros halagos,

quizás mirando a esas nubes
tropezaste en el camino

quizás te hicieron sentir
que eras un cero a la izquierda

                   cree en ti ¿por qué no?
                   Más allá del engaño estás tú
                   y eso es lo importante.


 
Igual ya no sientes el ruido
de otros pasos al caminar,

igual tu espalda se quiebra
por el peso de un vacío,

igual tu cabeza se hunde
al faltarle un hombro amigo,

                ten coraje ¿por qué no?
                Más allá de la soledad estás tú
                y eso es lo importante.


Tal vez te llamaron corazón
para dejar vacío el tuyo

tal vez te abriste al amor
y no encontraste caricias

tal vez tomaron tu vientre
como letrina del deseo

       levántate ¿por qué no?
       Más allá de tu historia estás tú
       y eso es lo importante.